lunes, 16 de febrero de 2009



no existen medicinas

dorctores ni aspirinas

para el dolor que ciento en mi corazon